Serie literaria: pros y contras

Share on facebook
Compartir
Una serie no es lo mismo que una saga 🙂

Una serie literaria no es lo mismo que una saga, aunque a veces se confunda.

Es importante que no equivoquemos los términos, porque una serie tiene características que no tiene una saga y puede que sea algo decisivo a la hora de comprar un libro. Y ya sabes lo que pasa cuando crees que vas a leer una cosa y te encuentras con otra distinta: que te sorprende gratamente o, en la mayoría de las ocasiones, te cabrea como una mona.

Mejor no cabrear al personal, ¿no?

La diferencia entre una serie y una saga

Una serie tiene protagonistas distintos en cada libro y la historia principal empieza y termina en cada uno de sus volúmenes a pesar de tener una subtrama que une todos los libros. Además, a menudo no precisa de un orden de lectura. La trama principal se entiende perfectamente sin necesidad de leer los anteriores o posteriores libros de la serie cosa que nunca sucede con una saga.

Un ejemplo de serie sería Los Bridgerton. La trama principal de cada libro es una historia de amor que vive un personaje en concreto, pero siempre suceden en el mismo lugar de forma no simultánea y el hilo conductor es la aristocracia con la que se codean, la reina Carlota y demás elementos que no afectan a la historia de amor principal de cada libro, solo la acompañan.

En el caso de una saga, todos los libros tienen como trama principal la misma y los mismos protagonistas, por lo tanto, todos los libros excepto el último quedan sin conclusión. Las sagas que tienen dos partes contadas en dos libros son bilogías (no biologías, como suelo ver a menudo en Instagram), si son tres libros es una trilogía y así hasta el infinito y más allá.

Un ejemplo de saga podría ser Crepúsculo. Todos los libros son una continuación de la historia de Bella y el señor mayor que brilla al sol. Hay más subtramas: los lobos, los Vulturi, la niña rarita que nace después… Pero protagonistas y la trama de su historia de amor siempre queda sin concluir hasta el último libro.

Por qué es importante llamar a la serie serie literaria y no saga

Pongamos el caso de que tienes una serie, pero tú la ofreces como saga. Tenemos un problema.

A ver, entiéndeme: no estamos operando a corazón abierto. Pero imagina que alguien (que puedo ser yo perfectamente) aborrece bastante meterse en sagas. Nunca le dará oportunidad a tus libros porque cree que va a leer una sola historia durante tres volúmenes.

O al revés. Si hay una lectora (que nunca seré yo) a la que le apetece leer una saga de esas de la pera y tú le dices que tienes una saga pero al leer el primer libro ve que es una serie, puede que te ganes alguna mala reseña.

Sé que tú no vas a hacer algo así, que antes de publicar te enterarás bien de qué has escrito, pero estaría bien que tuvieras cuidado con las personas que te hacen reseñas en Instagram, porque una serie de dos libros no son bilogías y lo dicen mucho. Y como digo, puede ser decisivo a la hora de que alguien decida leerte a ti o irse a otros lares a buscar historias más o menos largas.

Pros y contras de escribir una serie literaria

Como todo en este mundillo de vicio y de pegado que es la literatura, decidir escribir una serie o una saga depende de tus objetivos y de tus ambiciones. No hay nada mejor o peor, que conste en acta.

Pros de escribir una serie literaria

Puede atrae a los dos tipos de lectores, a quienes prefieren autoconclusivos (porque saben que no tienen que seguir leyendo libros si no quieren puesto que el final de la historia principal lo encontrará en el libro que lea) y a quienes gustan de las sagas, porque saben que todo queda en el mismo universo y al final es más de lo mismo. Mientras que a los primeros les suele dar mucha pereza meterse en sagas, los amantes de las sagas no suelen tener problemas en leer series.

Rapidez a la hora de escribir el segundo libro y posteriores. Una de las cosas más complicadas o que nos lleva más tiempo a las escritoras a la hora de empezar una novela nueva es encontrar la ambientación y la documentación de ese entorno en el que ubicamos nuestras novelas. Si todas las historias las ubicas en el mismo lugar, ya tienes la mitad del trabajo hecho de una sola vez.

Ideal para escritoras inquietas. A mí no me gusta leer sagas porque es más de lo mismo todo el rato. Pues imagina escribirlas: no creo que meta la nariz ahí jamás. Me aburriría soberanamente hablar durante 400.000 palabras sobre los mismos personajes. Por eso lo pongo en pros, porque para mí no tener que hablar de unos personajes durante tantos capítulos me tranquiliza.

Si el primer libro gusta, las lectoras irán a por el segundo como si fuera una saga. Eso me pasa a mí con la serie Las hermanas Folch. Quien disfruta con Amor a primera viña suele ir a buscar Mi más sentido bésame. No son la misma historia, en este caso ni siquiera sucede en el mismo lugar, pero los protagonistas del primer libro pasan a ser secundarios en el segundo y viceversa. Como en los Bridgerton, son dos hermanas que encuentran el amor donde no esperaban. Soy original hasta el tuétano (modo ironía on).

Contras de escribir una serie literaria

⭕️ No todo el mundo que lee el primer libro leerá el segundo. Y el tercero ya no te digo. La gente va dejando las series (sobre todo si son muy largas) o las intercalan con otras novelas de otros géneros o autores porque, incluso siendo autoconclusivas, llega un momento que pueden saturar. Además, como son conclusivas, no tienen la necesidad de seguir leyendo porque no tienen esa sensación de quedarse a medias en algo.

⭕️ Tienes que prestar atención a los detalles. Sobre todo si escribes una serie en que las tramas principales conviven en tiempo y espacio. Si escribes una escena que sabes que va a salpicar a otro libro de la serie porque esas dos historias principales suceden a la vez, tienes que tener cuidado de que así se perciba y no cometer incoherencias en las tramas.

⭕️ La coherencia tiene que estar por dentro y por fuera. Es importante que mantengas una misma línea en todos los libros: un aspecto diferente, pero similar a la vez; una misma manera de presentar la cubierta; debería haber coherencia incluso en los títulos.

Conclusión y anécdota

Mi opinión es que una serie literaria es ideal para la gente que no se ve capaz de escribir sagas, pero sí les cuesta despedirse del todo de sus personajes.

Cuando escribí Amor a primera viña, las lectoras beta me pidieron la historia de la hermana de la prota. Por eso nació Mi más sentido bésame. No fue nada premeditado, pensé que si había un público lector a quien pudiera interesar la historia de Vannia, ¿por qué no iba a dársela? No tenía mejores ideas para llevar a cabo y, siendo sincera, no quería dejar atrás todavía a Emma y a Jon.

Contar la historia de Vannia me permitía, de alguna forma retorcida y secreta, echar un vistazo, aunque solo fuera en mi cabeza, a Emma y a Jon.

La sorpresa fue que, cuando publiqué la historia de Vannia, la gente me pidió la historia de Àlex, el hermano de Jon. Y durante unos segundos me sedujo la idea, pero no, quería retarme, quería salir de ahí y hablar de otras cosas. Tenía que decirle adiós a mis cuatro protagonistas de los que todavía ando enamoriscada, para qué engañarnos.

No he vuelto a leer las novelas, sé que ahora me parecerían tremendamente malas y querría quemarlas, pero para mí significan muchas cosas que hacen que todavía quiera recuperar a los protas de vez en cuando.

En Si empezara de nuevo, mi tercera novela, quise dejar claro que estaba fuera de la serie literaria que son las Hermanas Folch. Sin embargo… Sin embargo nombro a tres personajes de la serie porque no pude evitarlo. Necesitaba recuperarlos aunque solo fuera en una conversación. Más por el amor que les tengo yo que por el amor que les pueda tener quienes me leen.

Y no tengo nada más que contarte sobre esto. Espero que esta entrada te sirva de algo, y si no, lo siento. Lo volveré a intentar en la siguiente.

¿Tú eres más de sagas o de series?

¡22 ideas de lead magnet para alargar tu lista de suscripción!

Suscríbete a mi newsletter y consigue tu listado.

2 comentarios en «Serie literaria: pros y contras»

  1. Yo le doy a todo: sagas, series y lo que surja. Me gusta volver a los personajes y los mundos conocidos, aunque haya intercalado otras lecturas de por medio. Como escritora, prefiero las series. Me gusta contar una historia distinta con protagonistas diferentes, aunque incluir de pasada a los anteriores tiene su encanto.

    Responder
    • Yo soy de las tuyas. Creo que las series tienen lo mejor de cada mundo: lo mejor de los autoconclusivos y lo mejor de las sagas, que es lo que tú dices, recuperar a los anteriores personajes y reunirlos para contar un poquito más cómo les va la vida. Gracias por compartir tu opinión aquí 😍

      Responder

Deja un comentario

¡22 ideas de lead magnet para alargar tu lista de suscripción!