Email marketing, esa carta de amor correspondido

Share on facebook
Compartir
que es el email marketing
El email marketing es toda una declaración de amor. Por tu parte cuando lo envías, por parte de tu suscriptora cuando la lee.

A la pregunta «¿Qué es el email marketing?» te puedo contestar con una frase sencilla: es una herramienta que te permite convertir tu lista de suscripción en clientela vía correo electrónico.

Pero también podría darte la versión romántica: es la forma de generar una relación de confianza y proximidad con las personas afines a ti vía correo electrónico.

¿A que queda mejor? Pues es exactamente lo mismo.

Se dice que la relación que se fragua en una lista de correo es incluso más íntima de lo que se puede lograr por redes. Dicen. Yo no sabría decir, porque si bien es cierto que algunas personas contestan a mis correos de los viernes, incluso cuando los envío los lunes, la interacción que tengo en Instagram con otras cuentas es muy bonita. También es verdad que soy una enferma de esa red y me paso el día entrando y saliendo de ella, así que es fácil hacer comunidad.

En cualquier caso, seguimos con el mismo argumento de siempre: las redes sociales son propiedad de otras personas que pueden decidir cambiar algoritmos, cerrar la empresa o cambiar las reglas del juego.

Sin embargo, tu lista de suscripción es tuya y, siempre que la persona que esté suscrita lo desee, tu correo le va a llegar a la bandeja de entrada. Las redes no siempre te permiten esa comunicación tan abierta e inmediata, sobre todo cuando el algoritmo decide que no te va a enseñar más que a cuatro gatos.

Por qué es importante el email marketing

Para empezar, según un estudio hecho por Lifehack, una persona normal abre de media entre 6 y 20 veces al día su bandeja de correo. Luego estamos los demás, que la tenemos abierta todo el día. Siendo una herramienta que se utiliza tantísimo, imagina la de oportunidades que tienes de que la persona que lo recibe te lea.

Otro dato importante es que todo el mundo tiene correo electrónico. Habrá gente muy mayor que no, pero mientras que no todas las personas utilizan Instagram porque las hay que prefieren Twitter, todas todas todas tienen correo. Es un elemento digital prácticamente universal.

Además, puede ocurrir que dentro de 10 años Instagram ya no exista. Puede que se quede obsoleto, pero el correo nunca. Porque es una dirección electrónica a donde llegan cosas tan importantes como las inspecciones de Hacienda, ¿quién podría prescindir de eso?

Ventajas

El email marketing tiene muchas cosas buenas que te traigo en forma de lista:

  • Muy personal: es una conversación uno a uno y eso mola mucho. Si usas ese tipo de comunicación de tú a tú que siempre te aconsejo que utilices, verás que la gente responde.

    Como anécdota explicaré que mi primera newsletter la contestó una amiga. En su texto me puso algo así como «creo que te has equivocado, esto no era para mí». La redacté tan de tú a tú que no se dio cuenta de que era una newsletter y que ese correo estaba dirigido a ella y a cien personas más.
  • Es escalable: te da el mismo trabajo una lista de suscripción de 1000 personas que de 100, porque solo debes escribir un correo que llegará a todo el mundo.
  • Métricas de fácil medición: hay un montón de herramientas para el email marketing que son gratuitas mientras no sobrepases un número muy elevado de suscriptoras. Por ejemplo Mailchimp o Mailerlite. Al tener la opción de usarlas gratuitas hasta un tope de suscripciones, son bastante básicas. Mailchimp, por ejemplo, no te da la opción de programar un correo para que se envíe cuando tú quieres, se debe hacer manual. En el caso de Mailerlite sí puedes programarlo, pero la aplicación es menos intuitiva que Mailchimp.

    Para listas de suscripciones más numerosas tienes ActiveCampaign, pero es una aplicación que estoy intentando atrasar su uso lo máximo posible porque me han dicho que es un pelín complicada y que es mejor hacer un pequeño curso antes para sacarle todo el rendimiento. Ahora no lo veo posible, ya te contaré más adelante.

    En cualquier caso, es fácil consultar en todas ellas cuántos correos se han abierto, cuántos han clicado donde tú querías y cuántos no han llegado ni siquiera a destino.
  • Es una herramienta que te permite segmentar. Igual que en Instagram tu post llega a quien el algoritmo le da la gana, en el caso del email marketing se puede segmentar. Por ejemplo, si eres escritora y vas a sacar un libro, puedes tener una lista específica de lectoras a las que enviar ese mail. Si vas a sacar un nuevo servicio como el de corregir, puedes tener una lista específica de escritoras a las que informar sobre eso. Al final se trata de saber, como siempre, a quién quieres dirigirte en cada momento.
  • No discrimina negocio ni nicho. No importa si tienes una librería a pie de calle, si eres escritora autopublicada en tu casa o si acabas de empezar. Si tienes algo que decir, el email siempre es bien recibido.

A tener en cuenta sobre la lista de suscriptoras

Eso de que vender se ve feo es un mal común. Incluso hacerlo por email nos causa rechazo y nerviosismo. Creemos que puede ser mal recibido y jopeta, nadie quiere que la gente se pire de su lista, eso es verdad.

Pero me gustaría que te quedara claro el concepto de que la persona que se ha suscrito lo ha hecho porque ha querido. A no ser que hayas ido a su casa y le hayas amenazado con partirle un dedo, claro; en ese caso, no.

Y lo siguiente que debes interiorizar es que cada suscripción (o lead, como se dice en inglés) cuesta dinero. Así que todas esas personas que se dan de baja de tu lista porque no les interesa tu contenido bien hacen en largarse porque no te van a comprar nada.

Características de un buen email marketing

Consejos para un buen asunto

El asunto debe ser un gancho para provocar que las personas receptoras quieran abrirlo y leerlo. Lo suyo es que tenga entre 30 y 50 caracteres. Cuanto más corto y conciso sea, mejor.

Molaría que tuvieras cuidado con las faltas y las erratas.

No usar mayúsculas y muchos signos de admiración e interrogación a no ser que esté justificadísimo. Eso aturulla la cabeza, como si estuvieras gritando en el oído de la persona que te lee.

Los gatillos mentales que mejor funcionan en un asunto son:

  • Crear curiosidad: «Esto es lo que me pasó cuando conocí a Jamie Dornan».
  • Señalar que dentro hay contenido de valor: «Te explico la forma de organizarme para escribir ocho novelas al año».
  • Escasez: «La promo se termina hoy».

Consejos sobre el tono en el email marketing

  • Habla de tú a tú. Lo que comentaba más arriba: es importante crear una conversación, por tanto tú hablas a otra persona. No utilices la segunda persona del plural, no es una charla TED, es un correo conversacional.
  • Brevedad (dentro de lo posible). No confundir brevedad con número de palabras. Si tu correo tiene que ser largo porque tienes mucho que explicar, perfecto. Lo que no es aceptable es un correo largo porque te repites más que el ajo o porque le metes más paja que al Belén. O sea, no te enrolles. Todo lo que puedas explicar en una frase no lo hagas en dos.
  • Pide lo que quieres que haga quien te lee. Escribir un correo sin llamada a la acción deja a la persona lectora un poco con la sensación esa de «pos’vale». Cuando te dirijas a tus lectoras, pídeles algo: que visiten tu último artículo en el blog, que reseñen tu libro, que te respondan al correo contestando a una pregunta… El email marketing no es para decir «ola, ke ase? Te aburreh o ke ase?». Nadie se aburre tanto como para contestar a un correo que no aporta nada.

Conclusión

Tu lista de suscripción quiere que le envíes correos cortos, directos, cercanos, sinceros y que les aporte algo.

Y a mí me encantaría que te suscribieras a mi lista si no lo has hecho ya. Solo para persuadirte un poco te voy a explicar la anécdota del pasado lunes. Envié un correo que alguien me contestó asegurando que le había parecido «encantador».

Ya está, solo quería sacar un poquito el pechopaloma hinchado de orgullo.

Ah, sí, y pedirte que me dejes un comentario aquí abajo explicándome si llevas bien el tema del email marketing o si todavía no le has metido caña.

Cualquier cosa, ya sabes, me preguntas, que me encanta fingir que sé de qué hablo.

¡1 mes de ideas para tu contenido de Instagram gratis!

Suscríbete a mi newsletter y consigue el calendario.

4 comentarios en «Email marketing, esa carta de amor correspondido»

  1. ¡Hola, Bea! Me encanta el artículo, muy útil. Yo no le he metido toda la caña que debo, así que como ya se termina ese primer tramo y no funciona… ¡a cambiar! Solo haciendo cosas diferentes obtenemos resultados distintos, como se suele decir. Así que me toca hacer ejercicios creativos para el año que viene, reestructurar calendario y ser un poco menos enferma de Instagram ja, ja, ja. Ya me he suscrito, nos vamos leyendo. Un besete.

    Responder
    • Querida Sandra, Instagram es el eje del mal. Te lo dice una adicta a esa red. Me pasaría el día socializando por ella. Es un robatiempos brutal. Lo suyo es encontrar el equilibrio entre una cosa y otra. Te animo a seguir buscando (mientras busco yo contigo jaja). Besotes.

      Responder
  2. ¡Hola, Bea!

    ¡Me encanta la newsletter! Tanto enviarlas como recibirlas (he llegado a este post a través de la tuya).

    La mía la abrí esta primavera, la última vez que lo miré había 94 suscriptores y de media mínimo el 55% lo abren siempre, así que creo que de momento les aburro lo justo jajaja

    ¡Un abrazo y ganas de seguir leyendo tus correos y artículos! 📖🌷

    Responder
    • Hola, Ana,
      Gracias por pasarte por aquí a compartir tu experiencia.
      Está superbien la lista de suscripción si la abriste en abril. ¡Te felicito, buen trabajo!

      Responder

Deja un comentario

¡1 mes de ideas para tu contenido de Instagram gratis!