Crowdfunding, recaudación de fondos para escritoras

Share on facebook
Compartir
crowdfunding
Porque, seamos sinceras, la autopublicación es cara

El crowdfunding es otro palabro anglosajón que quiere decir «recaudación de fondos» y es algo que a una escritora puede irle muy bien en algún momento de su carrera.

Porque si has autopublicado y has hecho números, sabes que barato no es.

Sobre todo si eres tan tiquismiquis como yo, que quiero que el resultado sea lo más profesional posible. Porque entonces te gastas el dinero en una corrección profesional de las potentes, te buscas una ilustradora de las buenas para que deje tu libro hecho un pincel y lo maquetas con alguien que toma tu proyecto como si fuera el suyo propio.

Por eso me rodeo de las mejores profesionales en cada una de las partes de la edición de un libro. Y por eso vale tanto autopublicar, porque lo bueno, se paga.

Es por eso que para esta tercera novela, Si empezara de nuevo, he iniciado un crowdfunding en Verkami. Pero no solo por eso, déjame que te cuente más.

En qué consiste un crowdfunding

Pues verás, la versión corta es la que ya te he desvelado: es una recaudación de fondos. Pero hay más detalles que desvelar.

Por ejemplo, no recaudas fondos en plan «mete en mi cuenta lo que quieras» y luego salgo corriendo con la pasta. No.

En un crowdfunding hay unas normas.

Las aportaciones se rigen bajo la compra del producto

Es decir, que yo tengo abierto una recaudación de fondos, pero no aportas según te parece, aportas porque compras algo con antelación: en mi caso mi libro.

Puedes adquirirlo en e-book, que es la aportación más económica y hay otras opciones que van subiendo de precio a medida que se añaden regalos y cositas al pack. Así que es como una preventa. Tú das dinero, pero a cambio yo te enviaré el libro con los accesorios que escojas, no es a fondo perdido.

Con la ayuda de Ariadna de Tentetieso Ediciones calculamos cuánto sería el precio total por la edición del libro, los productos de merchandising y todo lo que conllevara tener los libros en casa para enviarlos firmados de mi puño y letra. La cantidad que salió fue de 2.130€ y eso es lo que debo lograr recaudar en un tiempo de 40 días.

Si lo logro, Verkami me hará entrega de ese dinero menos la comisión que él se queda.

Vale, ¿y qué ocurre si el crowdfunding no tira? Pues muy sencillo: se devuelve el dinero aportado por cada una de las personas que apoyaron el proyecto y hoy paz y mañana gloria.

Resumiendo: es una manera como cualquier otra de financiar tu proyecto y que así no tengas que hacer el esfuerzo económico que, en ocasiones es posible, pero en otras (como es mi caso este año), no lo es.

Escojo crowdfunding porque esta novela me importa

Cuando el colchón económico no acompaña a tu proyecto, tienes otras salidas como:

  1. Mandar tu novela a una editorial (o varias) y que ellos se encarguen de publicarla. No te vas a hacer de oro, puede que termines en una editorial que luego no se muevan por tu novela, pero al menos no habrás sufragado los gastos. Como ves, no es una opción para mí porque no me gusta cómo funciona. Pero no descarto que si la campaña de Verkami no me funciona, puede que intente entrar en alguna editorial con esta novela, porque realmente creo que lo vale.
  2. Presentar tu manuscrito a algún premio literario si cumple los requisitos. Y no hablo del PLAS (Premio Literario Amazon Storyteller), hablo de premios que den a tu género. Porque el PLAS mola y es fácil entrar, pero ahí se mezcla todo con todo y nadie sabe muy bien cómo funciona, así que yo dispararía a otros lugares.

Si hay otras salidas por qué me quedo con el crowdfunding

Porque soy carne de autopublicación. Porque me gusta tener el control sobre mis novelas, saber qué vendo, decidir sus portadas, robar títulos ajenos, decidir cada pequeño detalle que pueda añadirles.

Eso no quiere decir que con la siguiente no intente meter un pie en una editorial interesante. Pero será cuando me sienta preparada para dejar a mi bebé con algún desconocido. Al cuarto o al quinto bebé las madres se relajan y dejan de desinfectar cualquier cosa que toque al peque. Imagino que en algún momento me sentiré así con mis novelas.

Si empezara de nuevo es especial para mí

Porque es la primera vez que escribo sin la barrera del «¿qué pensarán?» puesto que no tenía intención de publicarla.

Si empezara de nuevo nació para desbloquearme de otra historia que no logré tirar adelante, una historia de tres generaciones de mujeres que me trae por el camino de la amargura, pero que cuando salga creo que será mi mejor novela, por eso se hace de rogar.

A las escritoras nos pican los dedos si pasamos mucho tiempo sin escribir y eso me pasó en julio, que sentí una necesidad de escribir brutal. ¿Una historia en concreto? Pues no, tuve un sueño y pensé que estaría bien escribir un relato corto sobre ello.

Sin embargo, en mi cabeza se empezaron a formar personas, escenas, tramas, situaciones… Así que aproveché en julio y agosto que no tenía un trabajo excesivo para seguir con la historia tal y como me venía y, además, con la libertad que da el escribir por escribir, sin más pretensión que plasmar aquello que a mí me gustaría leer.

Me encontré con que la historia no iba a quedar de relato corto, sino que iba a salir una novela larga porque me enamoré de Brisa, la protagonista. Y la dejé hablar, contarme su historia y no podía dejarla en un cajón o a medias. Y luego apareció Marc, que terminó por robarme el corazón.

Sentí tanta inseguridad por la falta de planificación de la novela y por las pocas pretensiones que tenía con ella, que le dije a mi grupo de mastermind que no era lo mejor que había escrito, que me había quedado demasiado edulcorado, que pensaba sacarlo con seudónimo si era publicable porque me daba vergüenza hacerlo con mi nombre. A este nivel de imparcialidad llegué con esta novela.

Pero fue toda una experiencia recibir los mensajes de las beta: «es lo mejor que has escrito», «es tu mejor protagonista femenina». Marc no ha superado a Enzo, pero creo que nada ni nadie lo hará.

crowdfunding
Este es el aspecto que tiene mi bebé

Como siempre, no estoy sola

Aparte de todas las personas que me apoyarán en este proyecto (independientemente de que salga o no), me he rodeado de un equipo que es de lo bueno, lo mejor.

Para que corrija y maquete mi novela (tanto interior como cubierta), cuento con la mano experta de Paola C. Álvarez porque también trabajé con ella en la novela de Mi más sentido bésame y aprendí un montón con ella. Sabe lo que hace y siempre está dispuesta a explicarte aquello que no entiendes.

La ilustración de la cubierta ha sido creación de Eva de José González, una ilustradora que ha hecho realidad lo que le pedí con un arte que no se puede aguantar.

Y para montar el crowfunding cuento con Ariadna de Tentetieso Ediciones, que es maravillosa como profesional y como persona, con una paciencia infinita.

Por último, cómo no, mis lectoras beta, que son seis mujeres, todas escritoras con un talento que te quita el sentido y que hacen brillar (sin ningún tipo de duda) cualquier novela que pasa por sus manos. ¡Qué suerte contar con todas ellas! Ana, Helen, Bea, Inés, Raquel y Alejandra.

Lo cierto es que escribo este artículo justo el lunes que se inicia la campaña en Verkami. Todavía no sé si funcionará o no, pero volveré para contarte por qué creo que ha funcionado o por qué no lo ha hecho. El destino dirá.

¡22 ideas de lead magnet para alargar tu lista de suscripción!

Suscríbete a mi newsletter y consigue tu listado.

Deja un comentario

¡22 ideas de lead magnet para alargar tu lista de suscripción!